Ralph Rucci: The Rise, y Fall and Rise Again de un modisto estadounidense

Moda

imágenes falsas

'Dónde está Ralph Rucci, exactamente'> En 2014, Rucci, el segundo estadounidense invitado a unirse a la Chambre Syndicale de la Haute Couture de Francia, salió de la etiqueta que había fundado 33 años antes en medio de una ruptura aparentemente amarga con su mecenas, el filántropo. Nancy Marks. Rucci había mantenido un perfil bajo desde entonces, convirtiéndose en objeto de especulación entre sus pares y ex clientes, la cohorte de mujeres de élite que una vez lo convirtió en un favorito de la sociedad de Nueva York.




imágenes falsas

En esta noche particular de mayo, cuando estaba organizando un desfile para una recaudación de fondos LGBTQ, aún no lo habían visto. El lugar era de bajo presupuesto pero con mucha energía, la multitud era una mezcla heterogénea de jóvenes activistas e intérpretes, y personalidades como Marc Jacobs, Naomi Campbell y Bethann Hardison.




Tal vez estoy mimado, pero tuve la suerte en mi pasado de tener estándares.



Al lado de Talley, Sandra Bernhard, una amiga de Rucci que salió para animarlo, respondió secamente, y ldquo; Él está detrás del escenario vistiendo a todos. & Rdquo; El diseñador, de hecho, se ajustaba a sus modelos, que no eran sus doyennes habituales sino artistas de la comunidad gay de salón de baile. Asombrado por las celebridades y las estrellas de cine que vio en la alfombra rosada en la gala del Instituto de Vestuario del Museo Metropolitano de Arte, Rucci imaginó sus nuevas musas con sutiles rastros de crepé negro y joyas de Elsa Peretti.

& ldquo; Tal vez estoy mimado, pero tuve la suerte en mi pasado de tener estándares, & rdquo; él dijo. No es la primera vez que mira hacia atrás en su apogeo, cuando su primera fila estaba repleta de grandes damas de cada línea, desde Lee Radziwill hasta Martha Stewart.

Todo lo que Ralph Rucci ha querido hacer es hacer ropa hermosa, siente que ha sido ungido para hacerlo, pero, como dice la Biblia, el camino del hombre justo está plagado por todos lados. La moda ha cambiado dramáticamente desde su llegada a principios de la década de 1980, pero se aferra a ese momento embriagador.

El mundo en el que habitaba, y ldquo; una especie de club de mujeres que se destacaban tanto por dentro como por encima de la moda, y rdquo; Como su antiguo cliente Amy Fine Collins lo expresó, ha desaparecido, devorado por un complejo industrial que exige más ventas, más colecciones, más compromiso. Es un sistema sin espacio para el diseñador como artista, así es como Rucci se ve a sí mismo.

El show de Otoño / Invierno Couture RR331 de Rucci en París el 30 de junio fue dedicado a la amiga y musa de la diseñadora y rsquo; s Elsa Peretti.
Thierry Chesnot

La suya es una historia de advertencia. Sucumbir a los imperativos comerciales siempre fue un riesgo, pero también lo era ignorarlos y confiar en benefactores ricos, que pueden ser tan mercuriales como los propios diseñadores. & ldquo; Su trabajo es diferente a cualquier otra parte del mundo, & rdquo; dijo Linda Fargo, vicepresidenta senior de moda en Bergdorf Goodman, donde las colecciones de Rucci eran pilares. & ldquo; En una vida sobresaturada, es rsquo; notable que muchos de sus diseños permanecen impresos en el ojo de mi mente & rsquo; & rdquo;




& ldquo; Ralph es el único diseñador que está creando clásicos instantáneos, porque, sinceramente, Dios le habla de cierta manera, & rdquo; dijo Tatiana Sorokko, cliente de alta costura y ex modelo.

crystal dao pepper linkedin

La producción en Judson Memorial fue un simple ensayo general para la recepción que lo esperaba a fines de junio, cuando salió nuevamente al escenario más duro de la moda, la alta costura de París. Mostrando su nueva etiqueta, RR331, había una carrera, Ave María, tal vez su última salva. Pero Rucci creía que estaba respondiendo al llamado de un poder superior.

& ldquo; Estaba sentado allí, & rdquo; el dijo T&C una semana antes del beneficio, señalando una silla reservada para sus oraciones diarias en su sala de estar de East 72nd Street, con respecto al momento hace un año cuando Dios entregó un mensaje. & ldquo; & lsquo; Vuelve a París, & rsquo; & rdquo; recordó que le dijeron. & ldquo; dije, & lsquo; Dios, eso es un gran gasto. No tengo rsquo; t socios. No estoy buscando socios. & Rsquo; & rdquo; Aún así, volvió a presentar una solicitud para el Chambre Syndicale y, para su sorpresa, fue aceptado.

& ldquo; Soy & rsquo; soy un hombre muy espiritual, & rdquo; Rucci dijo en el departamento anterior a la guerra que su amiga y cliente Susan Gutfreund lo decoró hace 18 años. Ha vivido y comienza a mostrar desgaste. El sofá marrón hace juego con las paredes marrones, una de ellas colgada con un atesorado Cy Twombly. Montones de libros cubren todas las superficies que no están ocupadas por adornos asiáticos. & ldquo; Cuando me escuchas decir la palabra Dios, Lo digo por una razón muy específica y vivida. & Rdquo;

Con una camisa blanca, jeans negros y un pequeño arete de oro para combinar con su reloj de oro, Rucci, de 61 años, tenía el comportamiento amable y comprometido de un hombre que ha reflexionado mucho y está ansioso por contar su historia.

Dejó en claro que es un hombre de fe. Fe en Dios. Fe en si mismo. Y quizás sobre todo, fe en su talento, una convicción informada por su educación católica devota en el sur de Filadelfia y por su padre, quien le enseñó a Rucci 'que el estándar por el cual vives debe ser solo un nivel de perfección y trabajo'. Este credo lo ha llevado a perseguir el más alto ideal de diseño.

De vez en cuando, también ha dificultado la vida.

El Zac Posen de su día

Mientras estudiaba en el Fashion Institute of Technology en los años 70, Rucci planeó su camino hacia una pasantía en Halston y lanzó su propia marca en 1981. En 1999, cuando se presentó en la Semana de la Moda de Nueva York, Chado Ralph Rucci era un negocio de lujo independiente, microscópico en comparación con sus vecinos en el piso de ventas, como Armani y Chanel (& ldquo; No es necesario que yo cobre $ 100,000 por un traje de lana, & rdquo; Rucci dice), pero apreciado por Bergdorf Goodman y Neiman Marcus , sin mencionar las críticas y las mujeres exigentes como Peretti, Deeda Blair, Iris Apfel y Patti Smith.

& ldquo; Me volví hacia él después de la muerte de Geoffrey Beene, porque había una sensibilidad similar, & rdquo; Dijo Collins bien. & ldquo; Me gusta usar lo que nadie más está usando. & rdquo; Aún así, mientras cultivaba relaciones personales, Rucci rompió las reglas que gobernaban el ecosistema de la moda.

Círculo interno de Ralph Rucci

Tatiana Sorokko

La ex modelo rusa (Dior, Yves Saint Laurent) convertida en socialité de San Francisco está casada con el comerciante de arte Serge Sorokko. Ella considera a Rucci su 'esposo gay'.




Lee Radziwill

La difunta gran dama se hizo cercana con Rucci en 2000, e incluso apareció en un documental sobre el diseñador, Un estadounidense tranquilo.




Martha Stewart

La doyenne doméstica era habitual en los desfiles de moda de Rucci. Y una vez compartió su receta de budín de coco en su programa de cocina homónimo.




Amy Fine Collins

La ex musa de Geoffrey Beene usó Rucci exclusivamente durante muchos años después de la muerte de Beene, pero luego se mudó a diseñadores como Thom Browne.




ekaterina dmitrievna fishingleva

Raramente ofrecía vistas previas de sus colecciones a editores importantes, y se negaba a prestar ropa a celebridades o trabajar con un estilista, algo que todavía considera anatema para su proceso. Moda nunca lo incluyó en un solo editorial, un desaire que todavía es inteligente.

'Quiero saber qué piensan las personas en la prensa sobre mí'. En este punto, no se trata de qué, sino de si. Rucci había sido el único diseñador estadounidense desde que Mainbocher le otorgó el estatus de modisto a nivel de París, pero nunca capturó a la gente genial; sus & timidos clientes eran maduro mujer. Los tabloides, mientras tanto, olieron una historia de arrogancia y privilegio cuando, en 2012, canceló abruptamente su show en la semana de la moda en medio de informes de que le debía millones a proveedores y prestamistas y que no podía pagar la nómina de su personal. También se ha dicho, aunque Rucci lo negó, que gastó generosamente en regalos extravagantes: un par de aretes de perlas Mish para un empleado, artículos de la subasta de bienes de Diana Vreeland. & ldquo; Todos se preguntaban de dónde venía el dinero, & rdquo; dijo un ex aliado. El estado financiero del negocio parecía precario.

El primer regreso y la caída

Más tarde, en 2012, llegó un caballero blanco en forma de Nancy Marks, un cliente importante y un gran gastador de Beverly Hills y Nueva York (junto con su multimillonario esposo inversionista Howard, cofundador de Oaktree Capital Management). & ldquo; Recuerdo haber pensado que era uno de esos ejemplos clásicos de un cliente que compra un negocio sin saber nada sobre el negocio, & rdquo; dijo Ron Frasch, entonces presidente y director de comercialización de Saks Fifth Avenue. & ldquo; Creo que tenía razón sobre eso. & rdquo;

Nancy marcas en el otoño 2014 ralph rucci show.
Patrick McMullanGetty Images

Por experiencia personal, Frasch, que dejó Saks en 2013 y ahora es socio de la firma de capital privado Castanea Partners, sabía que Rucci podría ser difícil de tratar. Mientras que la etiqueta trajo a Saks el tipo de clientes que no miraban las etiquetas de precios, Rucci era 'exigente'. sobre cómo se compró y clasificó la colección.




& ldquo; Era casi como un insulto & rdquo; si le pidieron a Rucci un tejido diferente o un precio más accesible, recordó Frasch. & ldquo; Si él no creía que lo estaba haciendo de la manera correcta, simplemente no se lo vendería a usted. & rdquo;

Por el lujo de permanecer en el negocio y los recursos para potencialmente internacionalizarse, Rucci vendió una participación mayoritaria y, lo que es más importante, su nombre a los Marks y rsquo; sociedad de cartera, Deia LLC, en 2013.

& ldquo; Cuando se te presentan grandes posibilidades, estás muy contento y no puedes ver el futuro, & rdquo; Rucci dijo de la decisión.

clasificaciones de escuelas secundarias católicas

Menos de dos años después, la asociación se agrió. Ni el diseñador ni su ex campeón desean discutir la ruptura. A través de una portavoz, Nancy Marks solo diría que la inversión inicial en Chado Ralph Rucci fue hecha de buena fe por ambas partes. (Más tarde, Marks continuaría financiando la aclamada etiqueta emergente Sies Marjan, del diseñador Sander Lak).

Cuando se trató el tema, Rucci se molestó visiblemente. Ofreció que él & ldquo; respeta mucho & rdquo; Howard Marks y admitió que estaba enojado en un momento. & ldquo; tuve que irme, porque mi alma estaba muy perturbada, & rdquo; él dijo. Pero, agregó, 'Recibí un mayor regalo al tener esta experiencia, porque me permitió decir,' Te bendigo, la mejor de las suertes, y te perdono, y rsquo; para poder seguir adelante, lo cual tengo. & rdquo;

'Lo que sucedió'>

Los susurros de las caídas tienen una forma de seguir a Rucci, quien se dice que confió en la generosidad de los clientes y parecía esperar que los miembros de su personal fueran y ldquo; esposas auto sacrificadas, y rdquo; en palabras de un ex devoto. Pero es más probable que la ruptura con sus patrocinadores fuera una cuestión de personalidades incompatibles, entre un diseñador con una expectativa imperial de calidad de alta costura y patrocinadores con un ojo en la línea de fondo.

Cuando los Marks tomaron su apuesta, instalaron como CEO interino Jeffry Aronsson, ex CEO de Marc Jacobs, Oscar de la Renta y Donna Karan. Aronsson había sido advertido por amigos mercantes con historias de entregas crónicamente tardías, y ldquo; mercancía [que] llegaría cuando llegara, y rdquo; me dijo. Pero juntos, él y Rucci abordaron el problema, y ​​caracterizó su relación de trabajo como 'excelente'.

Chado Ralph Rucci, como se conocía la etiqueta original de Rucci, era un negocio modesto pero apreciado por cortes arquitectónicos y detalles exquisitos.
REX / ShutterstockGetty Images

& ldquo; Es algo así como cuando ves a una pareja divorciarse y preguntas, & lsquo; Qué pasó '> Aún así, por cada amigo o socio de negocios perdido, hay una gran cantidad de seguidores dispuestos a testificar sobre el carácter de Rucci. & ldquo; Él & rsquo; s es un amigo realmente leal, & rdquo; dijo Gutfreund, quien conoció a Rucci en la década de 1980 como cliente y se convirtió en un confidente. & ldquo; Eso es algo que descubres solo cuando estás cerca de alguien. Cuando mi esposo murió, de repente vendría un regalo. Cuando me sentía deprimido, él estaba allí para mí. Es lo que cuenta día a día. & Rdquo;




Una herida permanece abierta. Rucci dijo que ya no posee su archivo y tiene pocas esperanzas de que sea devuelto. & ldquo; La respuesta fue no, & rdquo; él dijo. Si bien los Marks poseen la marca registrada de Rucci, no la están utilizando activamente, ni se la han devuelto. Es un giro irónico de los acontecimientos para un diseñador que comenzó su ascenso bajo Roy Halston y timido Frowick, quien también vendió desastrosamente su marca icónica.

Regreso a Paris

Hubo mucho viaje en el regreso de alta costura de Rucci. Sin embargo, en muchos sentidos, es el entorno perfecto para alguien con sus estándares inflexibles. Es para puristas. Es directo al consumidor tímido, los consumidores más tontos y más especializados, en el entorno más romántico y exaltado, que es exactamente la forma en que le gusta operar. Si hay esperanza para él, está en París. El show para RR331, que abrió en 2016 principalmente como un negocio de clientes privados, fue en el Ritz, al igual que su primer show de alta costura en París, en 2002. Esta vez tuvo el beneficio de presentarse temprano en el horario, cuando los clientes y La prensa todavía está fresca, el estado de ánimo alto. Los críticos respondieron calurosamenteModa dijo que su colección parecía 'más oportuna que nunca'; en la primera fila había clientes de toda la vida, como Gutfreund, Sorokko y la artista Suzy Kellems Dominik, quienes dijeron que los 'sables tejidos de Rucci son más ligeros que el aire'.

Rucci en París el 30 de junio, donde mostró su colección RR331 durante la semana de la Alta Costura.
EstropGetty Images

Si bien ya no tiene un estudio o personal, desarrolló la colección con Nicolas Caito, uno de los pocos fabricantes de patrones de marcas que trabajan. Todas las sedas de Rucci son de Taroni en Como, y todo se produjo en Nueva York, como siempre ha sido. Gran parte de la colección estaba cortada al sesgo, y había tanto para el día como para la noche.




& ldquo; Es & rsquo; s sutil, & rdquo; Dijo Rucci. & ldquo; Y yo & rsquo; estoy haciendo menos bordados, porque encuentro chispa innecesaria. Ese es el nuevo mantra. & Rdquo;

A pesar de su habilidad y sutileza, enfrentó una dura competencia contra la grandeza de, digamos, Valentino, financiado por Qatar. Pero hay una ventaja en la falta de inversores: independencia total. Con RR331, es completamente libre y enfocado, y tan apasionado como siempre. Su cuenta de Instagram sorprendentemente activa, que tiene el tono de un viejo encantador entrañable con un nuevo dispositivo, presenta sus muchas opiniones, algunas aduladoras, algunas pervertidas. Por ejemplo, describió un espectáculo de Chanel como & ldquo; una exhibición de riqueza con esteroides. & Rdquo;

& ldquo; Me gustaría traer de vuelta un rigor de corte y desenfoque y complicada simplicidad que no se ve desordenada, y rdquo; él dijo. & ldquo; La ropa debe ser una sombra para ti. Deben tener rigor e impacto, y deben ser deslumbrantes, con detalles sutiles. & Rdquo;

Sabe que sus admiradores lo seguirán a donde quiera que vaya, pero espera atraer a nuevos clientes más jóvenes. ¿Apreciarán su encanto de retroceso? Aquí está esperando por ahora. James, un maestro indiscutible que se negó notoriamente a inclinarse ante el sistema, murió sin dinero en la miseria en el Hotel Chelsea. Rucci todavía reside en su & timido apartamento decorado con Gutfreund. Es un alquiler, pero es el ático.

pronóstico de nieve 2017

Esta historia aparece en la edición de septiembre de 2019 de Pueblo País. SUSCRÍBASE AHORA