¿Es hora de decir adiós al Black Tie Charity Ball ?

Moda

imágenes falsas

Impuestos. Matrícula de escuela privada. Servicios de detallado de vehículos móviles. Agregue a la lista de realidades que las personas en los códigos postales particulares y los niveles de ingresos en los principales centros metropolitanos no pueden evitar: Galas.




Al igual que las alergias, las galas son estacionales. Emergen con la forsitia, bajan un poco en verano y vuelven a golpear con fuerza en otoño.

Y no hay cura.



No importa cuánto se quejen de pasar X noches afuera en una sola semana, lamentarse de que múltiples obligaciones del comité los estén matando, o lamentarse por la cantidad de amigos a los que están obligados a engatusar para comprar mesas y comprar mesas, en un extraño giro sobre lo que los biólogos evolutivos llaman 'ldquo; altruismo recíproco' rdquo; los filántropos siguen haciéndolo.

Al igual que las alergias, las galas son estacionales. Emergen con la forsitia, bajan un poco en verano y vuelven a golpear con fuerza en otoño.

& ldquo; Mucha gente que no es religiosa todavía asiste a la iglesia o celebra los días santos, y rdquo; Richard Kirshenbaum, el autor de Isn & rsquo; t That Rich: Life Among the 1%, explicó cuando lo llamé para llegar al fondo de nuestra negativa a dejar ir a las galas.

Al igual que los ritos religiosos, las galas tienen una fórmula, después de todo. Los homenajeados son elegidos por su capacidad de hacer pony y llenar una habitación con la lista habitual de congéneres: amigos, colegas, los envidiosos y los curiosos. Esperan hacer negocios o cimentar una conexión apoyando la causa del homenajeado. O simplemente apuntan a escalar la jerarquía social de la ciudad mientras hacen el bien, registrando un paso a la vez en sus Phitbits filantrópicos (cuando tal cosa se inventa, llamo dibs en la IP).

El diseñador Pierpalo Piccioli posa con Jennifer Lopez mientras ella se arregla su vestido Valentino.
imágenes falsas

Si los almuerzos son solo para mujeres, las galas hacen un esfuerzo por incluir a los hombres. Y por una buena razón: si la observación sirve, la mayor parte del tiempo es él quien sostiene la pala de la subasta como una polla oscilante, declarando que, sí, puede darse el lujo de hacer una oferta excesiva en este chorro fraccional o botella de Screaming Eagle. Tal OTT nunca es de más. Si bien es una forma de mantener frescas las galas y luchar contra la fatiga de la fórmula, aumentar las apuestas puede ser desensibilizante. & ldquo; Rihanna actuó en el último Robin Hood, así que pensé que Beyoncé iba a decirle a todos los hedgies que se formaran este año, & rdquo; un meneo observó cuando le pregunté por sus pensamientos experimentados.